Solomillo de pollo a la cerveza

Solomillo de pollo a la cerveza (1)

Hola a todos los amantes de las recetas de pollo, y bienvenidos. Hoy vamos a preparar
solomillo de pollo en salsa de cebolla y cerveza. Un plato muy fácil de hacer y que
además queda espectacular. Van a contrastar muy bien los sabores ácidos que vamos a
ver después con el dulce de la cebolla y la cerveza. ¡Comenzamos con ello!

Preparación de solomillo de pollo a la cerveza

  • Lo primero, vamos a necesitar solomillo de pollo que esté cortado por la mitad de
    forma longitudinal. Es decir, a lo largo de la misma. Le vamos a añadir en sus dos
    caras, una pizquita de sal y de pimienta negra recién molida. Ingrediente
    indispensable. Con esto de cortar el solomillo, solamente por la mitad, es decir,
    simplemente, en dos trocitos, vamos a ganar, en que después va a quedar mucho más
    jugosa la carne, porque al ser tan gordita, va a guardar mejor los jugos en su interior.
  • ¡Pruébalo! ¡Ya verás! Una vez que esté bien salpimentada, la vamos a pasar por
    harina, también por sus dos caras.
  • Después, la vamos a introducir en abundante aceite que esté bien caliente. La idea
    aquí es simplemente sellarlas. Es decir, cocinar a fuego fuerte su parte exterior, pero
    manteniéndola cruda en su interior, porque así junto al grosor del solomillo va a
    quedar mucho más jugoso al final. Así que pasado en torno a un minuto, vamos a
    retirar cada pieza. Y la vamos a colocar sobre papel absorbente. Para así eliminar el
    exceso de aceite.
    ¡Seguimos! En otra sartén, que sea bien ancha, vamos a poner un poco de aceite.
  • Mejor si es el aceite que acabamos de utilizar para freír el pollo. Pero eso sí, que esté
    bien colado. Lo vamos a calentar a fuego suave y vamos a añadir unos dientes de ajo
    que estén bien picados. Vamos a dejar que se cocine aquí, siempre a fuego suave,
    durante alrededor de 2 minutos. Lo que buscamos es que aromatice el aceite con su
    sabor más que cocinarlo. Pasado este tiempo, vamos a añadir una cebolla que esté
    también bien picadita y le vamos a añadir ahora su pizquita de sal. Para que sude y se
    cocine más rápidamente. Y por supuesto, también le vamos a añadir su toque de
    pimienta negra recién molida. ¡Auténtica ambrosía de los Dioses Griegos!
  • Después vamos a ir removiendo todos los ingredientes mientras dejamos que se
    cocinen durante unos 10 minutos. Recuerda, a fuego suave. Vamos a ir dejando que se
    cocine aquí la cebolla y que suelte todos sus juguitos. Y que desarrolle esa parte
    dulzona que tiene, porque va a contrastar muy bien con los ingredientes que vamos a
  • echar a continuación. Para empezar, un par de hojitas de laurel, que le va a venir muy
    bien a este plato. Y ahora, y sobre todo un 250 mililitros de cerveza obscura, la
    cerveza le va muy bien a esta preparación porque va a contrastar con el dulce de la
    cebolla y le va a ir fetén al resultado final. Así que ahora simplemente subimos la
    potencia del fuego, le damos un pequeño meneo a todo esto, y esperamos un par de
    minutos, para que se evapore todo el alcohol.
  • Pasado ese tiempo, vamos a añadir como el doble de cantidad de caldo de pollo. Más
    o menos, no hace falta que te agobies con la cantidad exacta. Es mejor, de hecho que
    eches de menos. Luego, veremos por qué. Lo que sí que vamos a hacer, de momento,
    va a ser remover todos los ingredientes, y dejar que se cocinen unos 10 minutos más a
    fuego medio. ¡Recuerda que el ojímetro es el mejor medidor que existe para el buen
    cocinero! Pero bueno, que de todas maneras, vas a tener los ingredientes y también
    sus cantidades al final del vídeo y en la descripción.
  • Pasados esos 10 minutos de cocción vamos a retirar las hojas de laurel, que ya han
    cumplido su función. Han aromatizado toda esta elaboración. Y ahora vamos a retirar
    la sartén del fuego y vamos a introducir su contenido en una batidora que tengamos
    por casa. Puede ser una batidora manual, una turmix, una minipimer, una batidora
    americana, una licuadora, lo que te la gana, en fin, lo que tengas por casa, todo sirve.
    Lo importante, que triture alimentos. Y que no deje ni un solo grumo.
  • Vamos a introducir todo el contenido y después lo vamos a tapar. Y luego le vamos a
    dar caña a esto para triturar todos los ingredientes. Lo que decía antes, que no quede
    ni un solo grumo. Y después de este batido, vamos a obtener una salsa de cebolla de
    10. Y ahora, lo que comentaba antes, si esta salsa nos queda muy densa, tiene fácil
    solución. Simplemente vamos a añadir un poquito más de caldo. Pero como nos
    hayamos pasado, la solución ya no es tan fácil, habría que retirar líquido y eso no es
    tan fácil sin estropear el resultado final del plato. Así que simplemente, ten todo esto
    en cuenta.
  • Vamos a devolver de nuevo la salsa a la sartén y la vamos a calentar. Y luego
    introducimos el solomillo que habíamos reservado desde el principio. Ahora nos
    aseguramos que queden bien cubiertas, con la súper salsa de cebolla que acabamos de
    preparar y dejamos que se cocine todo el conjunto durante alrededor de 10 minutos
    más. ¡A fuego medio! Pasado el tiempo obtendremos algo estupendo.

¡Provecho!

Tips y Consejos

  • Puedes espolvorearlo con un poquito de perejil picado si quieres, para decorar.
  • Prepara la ensalada de tu preferencia como guarnición
0/5 (0 Reviews)

Receta Relacionadas

Ir arriba